lunes, 22 de octubre de 2012

Transparente, cristalina. Me toman y me tomo por tonta, una amante de los girasoles abiertos al sol. Es la vida que no miro la que me importa, y es la vida que no veo la que tiñe de olor amargo del mal café.

martes, 15 de mayo de 2012






     Al llegar las cuatro en el reloj mis pies caminan solos - si no hay inconvenientes- al sito que aborrecen. No les importa lo sombrío que puede llegar a ser el lugar, da igual si hay ruido o hay silencio; cuando hay ruido, prefieren silencio, cuando hay silencio, prefieren ruido. Ellos no interactúan entre sí. A veces agradecen los contratiempos, así se mantienen distantes, no piensan, actúan. No les importa estar agotados, o doloridos, de esta forma no saborean de nuevo esa soledad. Hace poco se han hecho nuevos amigos, parece que todo marcha bien. El pie derecho se ríe con su espontáneo amigo el izquierdo, y él cree que ocurre igual a la inversa, aunque lo acaba de conocer.

"Parece que ese pie, amigo tuyo, vuelve a hacerte caminar sin dolor".
"Me faltaba el pie izquierdo, estaba dormido; ahora parece despertar".

En la tienda de artículos ortopédicos de la calle del bar de Nicanor hacen muy buen precio.

"Pero este pie izquierdo tuyo, no es el mismo de antes".
"El otro estaba cansado, se marchó al taller hace unos días, es posible que fuera porque mi pierna era más corta, y me tropezaba con él al andar. Tal vez se haya cansado de esquivar el molesto pie derecho".

En el mismo taller regalan calcetines.

"No sé por qué mi nuevo pie no quiere acompañarme, no me sigue los pasos".
"Si ya no tienes pie izquierdo".

El taller no cobra IVA

    Mi sorpresa al encontrarme con mi viejo pie izquierdo, él con la pierna un poco más corta, y yo con un calcetín grueso. 
"Pues el camino se hace más ameno".
"Señor, se encontró usted con su pie izquierdo"




sábado, 24 de marzo de 2012

.

Y tú que me escuchas,
oyes lo más atroz de mi boca,
y no te asustas, no; te quedas.

Y yo que te oigo,
escucho lo más bello de este mundo,
y no me quedo, no; me asusto.

sábado, 21 de enero de 2012

Borracha de amor.

Dame un beso de más,
chaval que escapa de la infancia.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Como una mariposa.

Silenciosa
y sin dejar la sonrisa.
Empiezo por el capullo
-un apartamento pequeño,
sin luz y húmedo-
guardada una semana
entre sábanas de seda.

Tic-Tac-Tic-Tac-Tic-Tac

Continúo por romper
-poco a poco,
no quisiera dañar mis alas-
esa guarida de vapor,
y asomo, primero, la patita.
Aún callada,
percibo en la distancia
otros ojos, risas y olores.

Tic-Tac-Tic-Tac

Lo siguiente que hago,
es salir de nuevo
-esta vez, primero la cabeza-
revoloteo de aquí a allá
al compás de carcajadas.
Aún así, cada día,
mis alas se paran sin más,
esto durante cinco días.

Tic-Tac

Finalmente,
vuelvo al origen de todo.
Mis alas dejaron de batir.
Derrotada,
voy dejando un rastro de polvo dorado
hasta la guarida donde caeré arropada
por el silencio...tu silencio.

domingo, 23 de octubre de 2011

.

Días de rock & roll solitario
en tugurios mal ambientados,
coleccionando caras desconocidas
que pasan al álbum de la vida,
sin llenar, jugando a la amistad.

Cualquier día de lluvia es bueno
en esta ciudad llana y muerta.
No necesito dinero ni tiempo,
sólo dame una guitarra,
para acariciar sus cuerdas
y recordar así tu ausencia.

lunes, 10 de octubre de 2011

tentador

Aspiración,
a una nueva vida
lejana de caras caídas.
A tus manos grandes
trabajando con las mías
amasando el pan,
pero con delicadeza.

Deseo,
por llenar con palabras
un libro cual fin
no es más que su principio.
Un infinito de calcetines
y conversaciones
con cafés y cigarrillos.

Tiempo al tiempo,
construyamos el salón.